Hostigar a las putas

Jimena Barón hizo una campaña para publicitar “Puta”, una nueva canción. Y salieron a matarla. A ella y a las putas. Nina León, trabajadora sexual, plantea en esta columna las contradicciones y el desconocimiento de quienes las atacan.

Por Nina León*

Para publicitar su nueva canción “Puta”, Jimena Barón usó el mismo método que nuestras compañeras que trabajan en departamentos privados. Recibió todo tipo de violencia virtual de distintas personas, muchas de las cuales se proclaman feministas: personas que construyen en pos de un mundo más sano e igualitario.

Jimena sintió la necesidad de aclarar dudas sobre trabajo sexual. ¿Quién más que una puta podría responder sobre su propio trabajo y sus problemáticas? Entonces recurrió al Sindicato de Trabajadorxs Sexuales. Se reunió con Georgina Orellano, secretaria general de nuestra organización, y se atrevió a subir a sus redes una foto con ella. Jimena sabe desde hace tiempo que existimos, que resistimos y que luchamos por mejorar nuestras condiciones laborales. Pero esa imagen reforzó el apoyo.

La violencia se recrudeció. Hacia Jimena, pero también -como tantas otras veces- hacia Georgina. Medios hegemónicos invitando a personas que nunca pisaron una esquina para hablar sobre lo que significa ser puta. Maestras ciruelas bien asalariadas enseñándonos detrás de su escritorio estatal sobre trabajo digno. Privilegiadas con obra social y aportes jubilatorios idiotizándonos por laburar con nuestro capital erótico. Referentes feministas dejando de lado toda una lucha colectiva que en marzo cumple 25 años, invisibilizándonos como si nuestras vidas y nuestras voces no importaran. Rescatistas imponiéndonos qué debemos hacer o no con nuestros cuerpos. Sólo faltó el Papa echándonos del paraíso al que nunca querríamos ir.

Anoche, en una entrevista radial, un periodista me preguntó cómo convivimos con toda esta situación. Me parecía poco sensato naturalizar la violencia. Porque muchas veces para evitar que nuestras familias o nuestros entornos se sientan mal respondemos en automático: “Ya estamos acostumbradas”.

Pero en el feminismo inclusivo que elegimos construir, les trabajadorxs sexuales entendemos que no podemos acostumbrarnos a ningún tipo de violencia. Entonces complejizamos y, pese al dolor que nos genera tener que atravesar esa violencia, nos volvemos a convencer de que no existe nada más gratificante para nosotras que poder ver la plena felicidad de nuestras compañeras, que llevan más de 40 años ejerciendo como putas, el día que seamos reconocidas por el Estado como trabajadoras y puedan colgar la tanga para acceder a jubilarse.

Nos agotó la paranoia con la que plantean nuestro trabajo exigiéndonos, además, que seamos las únicas que lo elijamos desde el absoluto deseo. ¿Quién está tan feliz de trabajar en este sistema perverso que nos explota a todxs por igual?.

Nos responsabilizan de tener que luchar contra la trata de personas con fines de explotación sexual cuando los presupuestos para combatirla los manejan otrxs que sólo arremeten contra nosotras criminalizándonos con sus normativas, leyes y códigos contravencionales punitivos.

Nos hacen cargo de atender “machos que por dos mangos nos van a venir a violar”, cuando nuestros clientes son sus padres, sus hermanos, sus compañeros de militancia que tanto idolatran. Y desconocen nuestras redes de autocuidado. Porque, sí, nos pueden pasar cosas adentro de un telo. Pero no por ser putas, sino por ser mujeres, lesbianas, travestis, trans o no binaries.

Nos hablan de regulacionismo como si fuera el sistema que querríamos implementar y ni se detienen a escuchar sobre la despenalización que proponemos y sobre los derechos laborales que necesitamos.

AMMAR no coopta pibas, como muchas han afirmado. En todo caso, es en AMMAR donde somos hogar, nos organizamos y empoderamos juntes. Por eso nos duele enormemente la impunidad con la que violentan a nuestras referentes. Porque no las ven laburando para que podamos acceder a los talleres de salud integral, de asesoría legal, de contención psicológica, de alfabetización. O recorriendo las esquinas de los distintos barrios de las once provincias donde tenemos sedes para entregar preservativos y hablar con las compañeras sobre sus problemáticas y buscar estrategias para solucionarlas.

Quienes nos hostigan no nos abrazan cuando está en riesgo la tenencia de nuestrxs hijes por el sólo hecho de ser putas o por el rechazo de nuestras familias por tanto estigma social impuesto. Tampoco son lxs que lxs ven compartir durante el apoyo escolar o en las distintas actividades culturales que planificamos entre todes.

Las prostitutas existimos. Y no vamos a darles más margen para que sigan divagando sobre si nuestro trabajo lo es o no mientras gran parte de la sociedad contrata nuestros servicios.

Tendrían que preguntarse si prefieren que continuemos en la clandestinidad -porque seguiremos laburando de esto, les guste o no- o si construirán a la par nuestra para que mejoremos nuestra calidad de vida mediante los derechos laborales que nos fueron negados todos estos años.

*Trabajadora sexual de internet, militante de AMMAR y poeta.

Publicado originalmente en www.cosecharoja.org.

www.douhproduccion.com