Madre

En un mundo que despotricó desde siempre contra las trabajadoras sexuales y nos etiquetó de “malas madres”, por el simple hecho de utilizar nuestro capital erótico para traer el mango a la casa, me alegra que la lucha haya avanzado a tal punto de que existan generaciones que comienzan a convivir con nuestra realidad -sin que les debamos mentir sobre nuestra profesión-, con mayores herramientas para responder a cualquier tipo de violencia del afuera con la que se atrevan a subestimarnos a nosotras, sus madres.

Nada más angustiante que tener que inventar una doble vida por la moral ajena. Y nada más falaz que la dignidad que sienten que nos falta quienes no soportan que laburemos de esto. Rechazamos la victimización en la que nos prefieren.

Tenemos aún mucha batalla cultural por delante, pero celebro la visibilidad y cada avance puteril desde las calles, desde las redes, desde las instituciones, desde el arte y desde todos los espacios habidos y por haber. Por todxs aquellxs compañerxs que tuvieron que convivir silenciadxs, denigradas y sufriendo el estigma, el rechazo y toda la discriminación social.

Nos nos pregunten más qué pensarán nuestrxs hijxs sobre nuestros trabajos. Pregúntense, en todo caso, por qué nadie le pregunta eso a laburantes de otros rubros y por qué todavía muchxs nos siguen dando la espalda, a tal punto de preferirnos en clandestinidad, sin derechos laborales, a esta altura. Eso es lo que avergüenza, no nuestra putez.

#TrabajoSexualEsTrabajo #ProfesionPuta #NinaLeonFeminista #PutaPoeta

www.douhproduccion.com