Miserable con mi tierra

De todos los incendios de este año, que me produjeron angustias, desvelos e impotencia, me quedo con la nobleza de nuestro suelo, tan capaz de ayudarme a transformar el dolor en poesía.

Una madrugada de mucha ansiedad, lloré desconsoladamente pensando en qué pasaría si encontrara hecho cenizas Laguna Blanca, el pueblo de Formosa en el que mis abuelxs maternos me enseñaron sobre el amor al prójimo y a la tierra. Sobre el cielo, la lluvia y la inimaginable abundancia sanadora de las plantas.

Bendecida por el pozo de agua dulce con el que me hidraté durante tantos años, nacieron estas líneas recordando mi infancia y adolescencia en ese lugar tan mágico donde la felicidad tenía cara de humildad.

Gracias a mis raíces, por siempre. Y gracias al hermoso equipo que potenció con su arte el mío: @enrichnicolas en el bandoneón, @chechugz en la producción general, @adrinenning en la mezcla y el sonido y @luishurtado8 en cámara y edición.

www.douhproduccion.com