Música

Oigo tu argumento
pero me aburre
que sea válido para invalidarte.

Ahí,
ya no me espejo.

Me recorre el opio
de mi propio pueblo.

Subo la música.

Subo la música.

Subo la música
y engendro laberintos
que seduzcan mi revuelta.

Gusano,
lápiz o nuez,
no hay desdén
en mi academia.

Todo lo corrompido e incorregible.
Todo lo corregido en incorregible
despierta el posgrado
que me alimenta.

www.douhproduccion.com